dimecres, 21 de gener de 2009

New Look

Todavía faltan dos meses para que mi blog cumpla un año. Un año en el blog repleto de historias, emociones, guerras, política, deporte (baloncesto NBA sobretodo), música, y un montón de cosas más.
He decidido, antes del cumpleaños de mi pequeñín, cambiar el formato del blog, utilizar más recursos de los que ofrece el mundo internet. Esto, en realidad no afectará mucho a la pariencia del blog, ni a su lectura. Pero para mí va a ser más cómodo gestionar el blog.

Por tanto os adjunto la página de mi nuevo blog:

http://lavidaenpau.wordpress.com/

Espero que me digáis que os parece.


Os dejo una preciosa canción de la gran Janis Joplin, una pedazo de voz, desgarrada y entregada. Lástima que la mala vida autodestruyera a la gran mujer.

divendres, 16 de gener de 2009

Un día en Gaza

Se me ha ocurrido escribir como podría ser un día en una família de Gaza. Esto me ha surgido después de éscuchar una notícia, 300 niños muertos en tres semanas de guerra y 1.500 heridos. Es una cifra intolerable y vergonzosa, ¿qué les pasa a estos tipos? ¿Qué hace el resto del mundo? ¿De qué va esta historia?





Esto es ficción, inventado por mí, pero, podría ser.





Ahmed (quiere decir: el más fervoroso adorador) se despertó sobresaltado, en la casa no se oía ni un solo ruído. Se levantó de un salto y comprobó que toda su família seguía allí, bueno lo que quedaba de ella, porque había perdido a tres hijos por culpa de la maldita guerra.

El mayor de sus hijos, Akram (quiere decir: muy generoso) creyó que si se sacrificaba conseguiría el cielo para él y la salvación para su pueblo, pero lo único que consiguió fue asesinar a más de treinta personas, mujeresy niños haciendo estallar su cuerpo envuelto en explosivos en territorio judío. Sólo tenía veinte años el muy insensato, dijo su padre entre lágrimas, cuando le dieron la notícia.

Sus dos hijas mayores, Baraka (quiere decir: bendición) y Fath (quiere decir: victoria) fueron apresadas al poco tiempo de de la muerte de Akram para ser interrogadas y nunca más volvieron a saber de ellas.

La família de Ahmed, se había deshecho, había sido aniquilada. Su mujer Ihsân (quiere decir: beneficiencia) jamás había superado la muerte de su primogénito, nunca más quiso vivir, y esperaba que algo o alguien se la llevara con sus hijos desaparecidos.

Así que Ahmed fue a la habitación de los pequeños, Husain (quiere decir: pequeña belleza) una preciosa niña de siete años y Muhtadi (quiere decir: debidamente guiado) un niño de diez años. Estaban durmiendo plácidamente, con la boquita abierta, y enredados entre ellos y las sábanas como si se hubieran querido hacer un nudo para que, jamás, nadie les separara.

Después de comprobar que estaba todo en orden, se lavó y se vistió, hacía mucho frío, y se abrigó con toda la ropa que encontró en su armario. El armario estaba prácticamente vacío, entre los cambios de casa, huyendo de las bombas y los asedios de los israelíes, y lo que había regalado para que otros no pasarán frío, pudieran taparse los pies o simplemente llevar un pantalón o una camisa para cubrirse.

Salió a la calle con cautela, primero escuchó tras la puerta, acercando el oído a la fría madera, y después oteando por debajo de la puerta, arodillándose en el suelo. Después Entreabrió la puerta y se asomó para comprobar que no había ningún movimiento sospechoso en la calle. Puso los dos pies en la calle, se quedó parado, como si estuviera al borde de un precipicio a punto de caer, con los pies muy juntos alineados sobre una marca imaginaria.

Empezó a andar, iba al mercado negro a conseguir un poco de leche y una hogaza de pan para que su família pudiera desayunar. Hacía tres días que prácticamente no comían, las tiendas estaban vacías, y los mercaos tradicionales, o habían sido bombardeados y saqueados. Sólo se podía conseguir comida en la sede de la ONU y en el mercado negro. En la ONU daban comida, unos mínimos, pero era suficiente para sobrevivir todo el día una família como la suya. El problema es que el día anterior, de buena mañana los malditos bombardeos habían arrasado la sede que había en Gaza, y que había servido de refugio y de fuente de alimentos a muchas famílias. Ahora sólo quedaba el mercado negro, dónde se pagaban precios exorbitados por una ración de pan y una frasca de leche. Pero Ahmed debía gastar su dinero en darle de comer a su família, y le daba igual el precio.
De vuelta a casa, tuvo que correr a esconderse varias veces al oir el ruido de las cadenas de los tanques israelíes. Una de las veces casi se le derrama la leche, y maldijo por primera vez en su vida a esos molestos vecinos. Él había trabajado mucho tiempo en el territorio exterior, en Israel, y conocía a muchos judíos que eran buena gente y que siempre le habían tratado muy bien, con respeto, incluso a veces poníendose de su lado cuando el ejército había bombardeado la franja, o cuando no le dejaban entrar a trabajar. Su jefe en la fábrica de juguetes le decía que no se preocupara si no le dejaban pasar, él siempre conservaría su trabajo, y siempre le guardaría una silla para cuando lo necesitara.
Al llegar a casa, empezaba a haber movimiento, su mujer y su hijo ya se habían vestido y se estaban calentando al lado de laestufa que había en la cocina. Esa estufa siempre iba con ellos, era una de las pocas cosas que conservaban después de las ocho mudanzas forzadas que habían tenido que realizar. Ahmed pregunto por su hija Husain, y su esposa le dio que estaba todavía descansando. El médico le había dicho hacía una semana que la criatura debía tener reposo y total tranquilidad, porque si no volvería a tener un ataque de ansiedad, incluso que podría derivar en un infarto si el estado de nerviosismo y la presión eran muy grandes. Ahmed sufría mucho por esto, era su joya, su hermosa niña, lo que más quería en el mundo, y la sola idea de perderla le tenía muy malhumorado todo el día.
Desayunaron lo que Ahmed había traído más unas galletas que el día anterior les había dado un vecino. Después recogieron todo como si se fueran a mudar de nuevo y lo cargaron en la furgoneta. Esperaban que empezaran los bombardeos, como cada día más o menos a media mañana. Hasta ahora habían tenido suerte, la zona dónde vivían sólo había sido atacada elpriemr día y no había quedado muy afectada, todavíalas calles seguían asfaltadas y prácticamente todos los edificios en pie. Pero tenían que estar preparados para lo peor, así que ahmed cerró todas las persianas y sólo dejo una ventana abierta para escuchar y ver lo que ocurría en el exterior.
Empezaron a caer las bombas y la pequeña Husain empezó a temblar, Ahmed la acogió en su regazo e intentó tranquiloizarla, acariciándole el pelo, y frotándole la espalda suavemente.
Las bombas empezaron a caer más cerca, incluso se empezó a sentir el terrible olor de fuego y cemento derrumbado, el polvo entraba porla única ventana abierta dentro de la casa, y Ahmed tomó la decisión de coger a toda su família y salir a buscar un refugio mejor. Al pasar por la cocina, recogió deprisa y corriendo la poca comida que había quedado encima de la mesa, y tiró de la mano de su hija. Comprobó con la mirada que su mujer y su hijo Muhtadi les seguían de cerca. De repente una bomba cayó muy cerca y por un moemnto quedó aturdido por el estruendo y el polvo que llenó sus ojos, de nuevo siguió avanzando, comprobó que su mujer y su hijo venían detrás. Cuando cruzó la calle y apenas había andado cincuenta metro se dió cuenta de que había dejado atrás a su hija. Una sacudida le quebró el corazón, y tuvo una fuerte sensación de dolor y pérdida. Dejó todo lo que llevaba a cuestas y volvió sobre sus pasos, encontró a la pequeña en el quicio de la puerta, acurrucada en el suelo, temblando como un flan, y cuando la pequeña levantó la cabeza, Ahmed vió en su cara el terror, la cara desencajada, la boca entreabierta, y descubrió que intentaba decirle algo mientras respiraba apresuradamente. Se acercó a ella para calmarla, y ella le musitó cerca de la cara: "papá, te quiero mucho, no te preocupes estoy bien, todo va salir bien. Mañana quiero volver a desayunar tan bien como hoy, gracias por el desayuno, papá" y de repente se paró, paro de respirar y se estremeció de la cabeza a los pies. Husain murió en aquel mismo instante.
Había sufrido un ataque al corazón.
Ahmed se rasgó las vestiduras, tiró los trozos de tela lejos de él, lloró, se lamentó, gritó de rabia y dolor. Su más querida posesión había muerto.
Ahmed se sentó abrazando a su hija, y miró al cielo. Maldita guerra pensó, me ha arrebatado a casi todos mis hijos, me han asesinado, estoy muerto y no quiero vivir más. Los dos bandos han acabado con mi família y toda mi felicidad.
Aquel día Ahmed abandonó a su hijo y a su mujer y se fue a la mezquita más cercana a entregarse a la causa. Quería morir, y que los que le habían robado y aplastado su amor sufrieran lo que él había sufrido.



Historias como esta, con matices y variaciones se suceden día tras día en Gaza. Es la vergüenza del ser humano, matar por la tierra, o por el miedo, o por si acaso, o por odio, o por religión, o por poder, da igual, aniquilar a un pueblo no es tolerable bajo ningún precepto.

Aquí os dejo una maravillosa canción cantada a duo por dos mujeres, una judía y una árabe. Una maravilla.




Pensad en todo esto.

dilluns, 12 de gener de 2009

Una muesca en el corazón

Este fin de semana he tenido una experiencia vital. He vivido, he sentido, he reído, he conectado, he estado.
Este fin de semana he estado en Urdaibai, Euskadi, reserva de la biosfera. Como cierre del máster que ya he comentado en varias de mis entradas en el blog, el MPA (MBA con la P de personas), hemos pasado un fin de semana casi todos los alumnos y algunos profesores juntos en este enclave precioso y formidable.


Salimos el viernes por la mañana de la puerta de la escuela, lugar dónde hemos vivido todos juntos, tardes y mañanas de auténtica pasión, emoción y corazón, momentos que han llenado mi vida de grandes experiencias.
En Madrid nevaba con ganas, y la previsión del tiempo no era nada alagüeña para emprender el viaje. Nos fuimos encontrando todos delante del autocar que nos iba a llevar en este viaje. A medida que iban llegando mis queridos compañeros, se iban amontonando las maletas debajo del tejadillo de la puerta de un aparcamiento que está al lado de la puerta de escuela. Abrazos, risas, besos, palabras, historias se mezclaban en el ambiente frío.
Tomamos un café todos juntos y subimos al autocar. Nadie se planteó la posibilidad de anular el viaje debido a la climatología, no entraba en nuestros planes dejarlo para otro día, este era nuestro momento. Así que a las 10.30 nos subimos al autocar Rubén, Nekane, Manuel, Víctor, Montse, Zoe, Juan Carlos, Malena, Miluca, Cristina, Miguel Ángel, Rosa, Oscar, Andrés el conductor y yo.
La salida de Madrid fue terrible, casi dos horas y media para tomar la A-I, pero dentro del autocar se vivía otro clima distinto, fuera nevaba, los coches se amontonaban en los arcenes, circulaban nerviosos, pero dentro la calidez de las personas covertían el autobús en un paseo por una playa tropical al amanecer.
En el ambiente bullía la risa, la emoción, hablando unos con otros, moviéndonos de un lado a otro, para comentar esto o aquello.
Pasé gran parte del viaje con Manuel, ese gran tipo que ya comenté en mi entrada anterior, un buen amigo. Nekane, una mujer increible y fascinante, brillante y despierta, con una sonrisa llena de luz, inteligente, muy agradable, observadora y atenta con todos nosotros. Este año nos ha regalado su sabiduría, su conocimiento y todo el cariño que llena su gran corazón. En la parte trasera del autobús también estaba Rubén, un crack en todo su esplendor, divertido, rebelde, rompedor, listo como un hurón, atento a todo lo que se mueve a su alrededor, con una claridad de ideas impresionante, brillante en su trabajo, y muy cariñoso con nosotros. También estuvo mucho rato mi queridísima Montse, un amor, una preciosidad. El gran Víctor compartió con nosotros algún rato, Malena se acercó alguna vez, con su sonrisa simpática y encantadora, Miluca, alegría y sonrisa, compartió también algunos momentos del largo camino hasta salir de las cercanías de la ciudad. Rosa se acercó a saludarnos y a vernos también alguna vez, así como Oscar.
Un personaje realmente increíble, la pequeña Zoe, estuvo casi todo el viaje con nosotros. Zoe me ha dejado maravillado unas cuantas veces este fin de semana, tímida, despierta e inquieta, sonriente y con una mente fascinante, absolutamente imprescindible en este viaje. Zoe estuvo como una campeona todo el viaje jugando, charlando con unos y otros, riendo y escuchando atentamente a todo el mundo. También pasó mucho rato por la zona trasera Juan Carlos del que no dejo de aprender cosas, todo un personaje, una persona brillante como pocas he conocido, inteligente y creativo.
Nuestro plan era recoger a María en Burgos y comer con ella camino del norte. Pero el monumental atasco a la salida de la ciudad y las dificultades en la carretera nos hicieron parar a comer a apenas 100 kilómetros de Madrid, todavía a 130 km. de Burgos, así que llamamos a María para advertirle de la situación, y proponerle que comiera por su cuenta a la espera de nuestra llegada.
Después de comer nos pusimos en marcha de nuevo camino de nuestra siguiente parada, Burgos. Muchas más dificultades en la carretera antes de llegar a Burgos sobre las ocho de la tarde. Allí recogimos a María, que estaba que se subía por las paredes de los nervios, que había pasado todo el día esperando nuestra llegada.
María, uno de mis queridos amores en esta experiencia, mi amiga, subió al autocar cargada de provisiones y continuamos camino hacia el aeropuerto de Bilbao, dónde habíamos quedado con otro de mis amores, Mª del Mar. Estuvo esperándonos unas cuantas horas, que aporvechó estupendamente paseando por Bilbao.
Por fin estábamos todos en al autocar, estábamos completos y a punto de seguir la aventura que había empezado por la mañana para salir de Madrid.
LLegamos sobre las 23.30 a Ibarrangelu para cenar. Una cena estupenda, como siempre que he comido en este maravillosa zona, abundante y muy rica.
Después nos hemos distribuido en dos casas, unos han ido a la mítica Txopebenta y otros nos hemos ido al hotel Ermintxo, no sin antes entrar a saludar a la anfitriona en Txopebenta, Arantxa, una mujer encantadora, muy amable y cariñosa, y a que nos enseñara la increible casa rural en la que algunos iban a pasar el fin de semana y que iba a ser nuestro punto de reunión y lugar de trabajo.
A la llegada al Hotel nos distribuimos las habitaciones y acordamos tomar unas copas todos juntos para charlar y pasar un rato agradable. Nos reímos y nos divertimos, nos seguimos conociendo, nos contamos muchas cosas, fue una velada muy agradable.
A eso de las 8.00 nos levantamos para desayunar a las 8.30 en el hotel. Nos vinieron a recoger el resto de compañeros en un coche y los amables dueños del pequeño hotel nos prestaron dos coches más para poder ir al Bosque de Oma, pintado por Agustín de Ibarrola.

Tres kilómetros andando para llegar al lugar, en el camino, aire puro, contacto con la naturaleza, percepción del entorno, conexión con el maravilloso paraje que nos acogía. Charlamos animadamente con unos y otros, de esto y de aquello, se me hizo cortísimo. Al llegar al lugar donde Ibarrola pintó los troncos de los pinos, descubrimos la maravilla de la obra del artista. Más de 500 pinos de Monterrey pintados. Es difícil describirlo, es mejor vivirlo y sentirlo en primera persona, muy recomendable.
De vuelta al aparcamiento dónde habíamos dejado los coches, de nuevo charla animada, risas, sonrisas y un ambiente fantástico entre nosotros. LLegamos a un bar y nos tomamos unas cervezas con unas rabas, al aire libre, intentando captar los primeros rayos de sol que asomaban por detrás de la montaña, un gustazo.
Después Juan Carlos consiguió a través de Arantxa (la propietaria de Txopebenta) que nos abrieran el Centro de Recuperación de especies de Basondo. Itziar nos llevó entre los animales que allí viven, y nos dió unas explicaciones de en qué consiste este centro y qué hacen allí. En realidad no es un zoo, es un refugio para la fauna silvestre amenazada. Hay linces, bisontes europeos, jabalíes, zorros, lobos, entre otras muchas especíes.
Después nos fuimos a comer, lo hicimos en Atxoste, no sin antes sufrir un pequeño contratiempo. A mitad de camino, uno de los tres coches que llevábamos sufrió una avería, y tuvimos que reorganizarnos. A pesar de que parecía que alguien tendría que perderse la comida o parte de esta, al final y en un tiempo récord el asunto estaba encarrilado y solucionado, los astros se habían alineado para que la avería no nos supusiera ningún problema. Un par de decisones bien tomadas y la acción contribuyeron a la alineación de los astros.
Comimos y casi al final de la comida ha aparecido Javi, que venía desde Madrid, luchando contra el tiempo y la climatología.
Por la tarde, después de comer, nos fuimos a las playas de Laga y Laida. Paseamos por la playa, sentimos el mar, y disfrutamos del atardecer y una temperatura muy agradable.
A eso de las 18.00 hemos empezado en Txopebenta nuestra sesión de trabajo. Hemos presentado todos nuestra Marca Personal, labor que nos encargó Rubén después de darnos las pautas para poder hacerlo y hacerlo bien. Rubén es un experto en Estrategia Personal, y ha compartido con nosotros sus conocimientos y su saber sobre el asunto.
Cada uno ha expuesto su proyecto y su Marca Personal y después de cada exposición, entre todos hemos intentado mejorar lo que cada uno había trabajado. Ha sido una muy buena sesión de trabajo, que me ha sido muy útil.
Después Nekane nos ha sentado en círculo alrededor de la chimenena y ha apropuesto un par de temas para debatir. Como experta en Ética, Valores y equilibrio de vida, y través de sus enseñanazas de este curso, ha dirigido el debate en la conexión de la Marca Personal con estos pilares que sustentan a las personas en su hacer profesional y personal.
Una tarde maravillosa, en la que hemos compartido y aprendido, en la que nos hemos entregado a nuestros compañeros y profesores. La cosa hubiera dado para toda la noche, pero a las 21.00 Juan Carlos ha cerrado la sesión y nos hemos ido a cenar al hotel dónde estábamos alojados unos cuantos.
Después de una cena fantástica los que habitaban Txopebenta se han retirado y los demás nos volvimos a juntar para tomar una copa y charlar animadamente de muchos y variados temas. De nuevo risas, cariño, y una conexión entre nosotros realmente única.
A eso de las 09.00 desayuno en Txopebenta y después otra sesión de trabajo. Primero Miguel Ángel nos ha propuesto a través de la tecnología la ruptura con los sistemas cerrados, nos ha expuesto los nuevos conceptos, las 8 competencias planteadas por la Unión Europea en el año de la creatividad y la innovación.
Después Juan Carlos a través de un trébol dibujado por María, nos ha planteado través de este el Talento-Marca personal, la Tolerancia-Ética, la Tecnología-Era Conceptual y el Liderazgo.
Como colofón, Juan Carlos nos ha pedido que expusiéramos uno a uno nuestra lección vital de este MPA.
Ha salido, la pérdida del miedo a avanzar, arriesgar, los cambios de paradigma, y muchas otras cosas, pero sobre todo nuestra lección vital hemos sido nosotros mismos con los demás, lo que nos hemos regalado unos a otros, con generosidad, nos hemos entregado nuestros corazones, nuestras almas y nuestras mentes. Nos hemos hecho los unos a los otros, nos hemos completado y llenado.

A las 11.00 hemos recogido y nos hemos subido al autocar para visitar Mundaka y Bermeo, y después nos hemos ido al Aeropuerto a dejar a Nekane que se iba a Barcelona y a María del Mar que si iba a Sevilla. Hemos retomado la marcha y nos hemos dirigido a Burgos, parando antes a comer en una estación de servicio. En Burgos hemos dejado a María, ha bajado del autocar apenada y triste.
Camino de Madrid Manuel, Víctor y yo hemos tenido una charla larga y tranquila, Víctor nos ha movido a la reflexión y a poner en marcha las cosas en las que creemos, o a luchar contra las que nos parecen injustas.

Ha sido un retorno triste. Al llegar a Madrid, nos hemos despedido y cada uno se ha ido a casa.

Hemos echado mucho de menos a Esther, a Núria, a Jacqueline y a Miguel, además de muchos profesores que nos hubiera encantado que hubieran estado con nosotros compartiendo este fabuloso fin de semana/fin de Máster.
Como ya comenté en mi entrada anterior, este curso me ha servido entre muchas otras cosas, para descubrir. He descubierto, sobre todo, a personas, grandes personas. Gente que hoy son mis amigos, gente a la que recordaré el resto de mi vida aunque no los vuelva a ver.
Entendimiento, respeto, amor, corazón, mente, alma, espíritu, saber, pasión, sentimiento, entrega, y muchísimo más. Son regalos que me llevo conmigo y que me han hecho una muesca en el corazón, una marca que llevaré siempre conmigo, porque elllos forman parte de mí.
Hasta pronto.

dijous, 25 de desembre de 2008

Un año formidable

Este año ha sido una año realmente especial. He conocido gente, que estoy seguro será importante para mí el resto de mi existencia.
Un año pleno, el máster que anunciaba en el nacimiento de este blog ha significado mucho más de lo que jamás hubiera podido imaginar.

He crecido como persona y como profesional, me he hecho, me he moldeado, he recuperado habilidades y gestos mentales que tenía olvidados o censurados.

Este año he vivido plenamente, he sido.

Pero sobretodo he conocido gente que me ha hecho mejor, gente que me ha enseñado muchas cosas, gente que brilla en la oscuridad, gente que sonríe ante la temible crisis, gente que evoluciona, gente que comparte vida y vivencias. Gente que ha hecho este año un año formidable, uno de los más inolvidables de mi vida.

He conocido a Víctor, un gran tipo lleno de vida y de ganas de romper con lo establecido.

A Malena, una de las personas más diferentes a mí, pero brillante y alegre, con la que me he entendido de maravilla.

A Cistina, cariñosa como poca gente he conocido, madura y fuerte.

A Manuel, un personaje, sin duda, escondido tras su timidez, asoma una persona divertida, inteligente y con un brillo interior único, serenidad y valentía a tope. Un cahcondo mental con apariencia de sobriedad.

A Núria, sensible y muy tímida, todo cariño y simpatía.

A Jacqueline, la elegancia en el hacer y el estar, y una mirada un poco gamberra que la hacen muy especial.

A Miluca, algre y jovial, crítica sistemática, diferente, una persona muy interesante.

A Miguel, muy inteligente, extremadamente exigente consigo mismo, un luchador valiente y audaz.

A Montse, que es posiblemente una de las personas más dulces que he conocido jamás, con un carácter importante, sencilla, templada y tímida, con una sonrisa espectacular. Muy buena gente, un corazón de los grandes. Compañía de los viernes para comer, una pasada, conversación, risas y muy buenos ratos. Ha sido una maravilla encontrar a Montse.

A Esther, una pedazo de mujer, con un carácter muy potente, convencida y segura de sí misma, muy buena gente. Con una claridad de ideas importante. Muy especial para mí. Otra de mis compañeras de comida de los viernes durante casi nueve meses, en las que hemos pasado muy buenos ratos.

A Javi, bueno a Javi ya le conozco desde hace unos cuantos años, pero he descubierto en él cosas que me habían pasado inadvertidas. Es generoso, entregado conlos que aprecía, de aquellas personas con las que se puede contar para todo. Trabajo y carácter, incensante en sus empeños.

A Mª del Mar, ahora mi amiga. Cariñosa, con un carácter potente, valiente y "echá pa'lante", como dirían en su tierra. Con un encanto especial, con un halo de energía que parece inagotable, supersensible y tierna, un amor. Ha sido uno de los grandes descubrimientos de este año para mí, realmente especial.

A María, también mi amiga. Ideas, convicciones, carácter, todo un personaje. Con un coco lúcido y brillante. Una fortaleza personal como pocas he conocido antes, un carácter rebelde y a veces un poco gamberro y jovial, muy divertida. Sensible en su interior, cariñosa a su manera, buena persona. Otra gran descubrimiento para mí, todo un personaje.

Con Mª del Mar y María hemos pasado algunas tardes/noches realmente divertidas, de recordar para siempre, han sido especiales, ellas las han hecho especiales.


Además de Laura, Pilar, Rubén, Marta, José María, José Juan, Juan Carlos, Manuel, Marc, Patricia, y muchos otros que a los que he conocido, gente muy interesante, todos con su toque especial. Un placer de los buenos.


Ser, pero sobre todo estar en cuerpo y alma en lo que haces, es una de las muchísimas cosas que he reforzado en este curso, "carpe diem" anuncian algunos, vivir a tope, otros, vivir el momento con plenitud y entrega, creo yo, eligiendo con valentía, sin mirar a otro lado.

Este año además he disfrutado muchísimo de mi hija, una de las maravillas de la creación, despierte y sonriente, felicidad en estado puro, alegría permanente y cariño regalado. Una pasada, lo mejor que me ha ocurrido en mi vida sin duda alguna.

Y por otro lado mi pareja, una persona única, con una fuerza tremenda, capaz de todo. La alegría de la casa junto con mi hija, dos auténticas joyas a las que adoro como mi gran tesoro que son.


Además este año, concierto de Metallica, las inmersionas fantásticas que he hecho, las vacaciones de verano, lo bien que me ha ido el trabajo ... Lo muy bien que me lo he pasado todo el año. Un gran año, que no voy a olvidar.



Dejo un vídeo que le he robado a Rubén Turienzo, nos lo puso el último día de clase como fin de fiesta. Me da buen rollo.




A que sí, a que da buen rollito??

Fin de año

Durante muchos años terminé el año escuchando esta canción. Me da fuerza, me rellena de energía, me da subidón, me pone los pelos de punta. Sin duca una de mis canciones favoritas de uno de mis grupos muy favoritos.
Ún regalo para mis oídos, vida y esencia musical para terminar el año.




De reglo vesión de Korn.



Sin duda una de las canciones más brutales del trash metal, bestial, espeluznante, tremenda, buenísima.

La Navidad

Esta canción que es un poco bestia, pero representa y critica los ambientes de estos días de fiestas navideñas, me trae muchos recuedos de juventud. La he bailado, cantado y coreado unas cuantas veces. Me gusta y la dejo aquí como contramuestran de las felices navidades.
A pesar de todo, felices días a todos. Amor y buen rollo pra todos los que quiero.

dimarts, 9 de desembre de 2008

Tindersticks

Otra de mis bandas favoritas, música entre alegre y melancólica, rara, diferente.
Descubrí a este grupo en una cinta, sí una cinta de cassette, que me dejó un buen amigo cuando cumplía con mis obligaciones con el estado. La mili fue una fuente de descubrimiento para mí, música, arte, gente muy interesante, ... Se podría decir que aproveché el tiempo, ya que tenía que estar, me lo tomé con filosofía, leí mucho, escuché mucha música, y me aficioné a la fotografía un poco más.
Como decía, esto estaba en la cara B de una cinta que me habían dejado para que escuhara la cara A, en la que estaba el disco Ride of Me de P.J Harvey, un discazo.
Aquí os dejo un vídeo de esta banda tan peculiar. El vídeo va en la línea de la banda, raro y diferente. Un temazo tremendo, con una fuerza bestial.